Bitnation ¿Una nación digital?

Bitnation es un espacio que reúne a más de 10.000 “ciudadanos globales” que realizan trámites o, incluso, intercambios de valor apoyándose en ‘blockchain’.

Tecnológicamente Bitnation empieza con un concepto de Nación Virtual de Voluntarios en la Blockchain (Cadena de Bloques), es decir que mediante contratos inteligentes en una Blockchain se escriba toda la información para tener registro público universal.

Después, sus creadores decidieron abrazar el concepto de un universo de naciones porque hay comunidades que quieren tener su propia nación virtual. Lo interesante es que las Naciones de Bitnation tienen herramientas compartidas entre si, son de código abierto y te permite usar dichos servicios.

Bitnation tiene dos aliados muy fuertes, Estonia, que tiene una modalidad de residencia electrónica la cual permite el uso oficial de servicios estatales y, además, una alianza con Liberland, una micro nación ubicada en la frontera entre Serbia y Croacia y que ha construido confianza como país a través de los años. Por ende, Bitnation empieza a existir a medida que se sigan usando sus servicios y aplicaciones.

En Bitnation es posible registrarse en la blockchain y tener así un ID, este es el primer paso al generar una identidad, en la cual podremos asociar todos nuestros datos y ser dueños de esta información.

Para ser parte de Bitnation puedes empezar descargando el software de bitnation.co, escoges la nación que quieras o puedes crear una nueva nación.

Para Martín Restrepo, embajador para América Latina de Bitnation, lo que se gana con esta innovación es más autonomía y eficiencia. “Podemos acabar con tanto intermediador y autoproveernos de soluciones”, indica. Aclara, eso sí, que no pretenden reemplazar al gobierno sino aprender.

“En este ejercicio vamos a cometer errores, no pretendemos reiniciar el sistema sino instalar un nuevo sistema operativo. Son herramientas para experimentar y encontrar una Gobernanza 2.0”.

Tradicionalmente, servicios como el agua, la vivienda o la salud son ofrecidos por entidades a las órdenes de un gobierno central. “Los servicios básicos terminan siendo ofrecidos vertical y centralizadamente –cuestiona Restrepo–. Por ejemplo, para tapar un hueco en una calle, ¿cuánto dinero gasta el Gobierno? ¿A dónde se van esos recursos? ¿Podría mi barrio repararlo de mejor manera y con menos recursos?”

Bitnation


Martín Restrepo, embajador de Bitnation para Latino América, en uno de los encuentros presenciales de ‘ciudadano globales’ de la plataforma en Sao Paulo, Brasil.
Foto: Bitnation

Bitnation plantea que algunas necesidades podrían ser solucionadas por personas organizadas, especialmente en zonas donde aún no hay cobertura. Un ejemplo de ello es la creación de redes inalámbricas comunitarias que capaciten a poblaciones que hoy en día no cuentan con acceso a la red para instalar ‘hadware’ libre, acceder a señal y administrar su propia conectividad en ese territorio.

“Nadie entiende mejor que uno mismo sus necesidades y realidades. Un gobierno tiene una visión muy miope de nuestra realidad, muy generalista porque ve de arriba abajo. De esta manera, no se tiene resolución ni enfoque y poco puede saberse sobre qué pasa en las bases”, plantea Restrepo.

Criptomonedas como pago

Los intercambios entre usuarios se realizan a través de un token derivado de la criptomoneda ethereum, denominado Xpat. Este año, Bitnation realizó una oferta pública de su Xpat y con el dinero recaudado buscará financiar desarrollos autónomos de aplicaciones y apoyar el surgimiento de unas 50 naciones digitales en el mundo entero. Bitnation, además de tener su plataforma de contratos inteligentes –también basada en ethereum–, contó con la colaboración de Vitalik Buterin, el creador de esa criptomoneda, para desarrollarlos.

Pangea, como se llama la ‘app’, resulta similar a una red social en la que los usuarios se registran y crean sus perfiles digitales. Pero se parece también a una construcción con bloques de lego, pues es posible modificar algunas especificaciones de ese entorno digital.

Somos criptoanarquistas. Brindamos plataformas que permitan encontrar una nueva soberanía e independencia frente a los Estados

A cambio de Xpat, que comenzó a venderse por 10 centavos de dólar, un usuario puede crear naciones y comunidades virtuales. Gracias a una reciente actualización, el fin de semana pasado se integró un chat de contratos inteligentes y una API pública. Con ello, los usuarios podrán realizar acuerdos formales con otros, y, además, los desarrolladores interesados podrán crear sus propias aplicaciones descentralizadas, que van desde servicios y contratos a la medida hasta monedas o tokens propios. Un ‘ciudadano global’ podrá, en un futuro cercano, alquilar una propiedad u ofrecer servicios profesionales. La aplicación impulsará un ‘token’ de reputación que se gana cada vez que se cumple con los compromisos adquiridos y se valide en el sistema.

Los ‘ciudadanos’ de Pangea cuentan con un asistente de chats llamado Lucy, que genera formatos según el tipo de contrato que se busca habilitar en la plataforma. Está previsto dotarlo de recursos de inteligencia artificial que ayuden a abogados, periodistas, campesinos o cualquier persona sin conocimiento técnico en código a realizar acuerdos basados en ‘blockchain’.

Según Restrepo, hay unos 300 ciudadanos registrados en Colombia. A quienes ven en su modelo una forma de anarquismo, responde sonriendo: “Este proyecto nace con un trasfondo anarquista. De creer que podemos construir plataformas con autonomía que hagan obsoletos los modelos de gobierno. Pero es un anarquismo activo, propositivo, pacifista. Somos criptoanarquistas. Brindamos plataformas que permitan encontrar una nueva soberanía e independencia frente a los Estados…”.

Tomado de: El Tiempo y Noticias.bitcoin

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
Compartir

La duplicación es la clave de nuestro negocio.