Una oportunidad para los venezolanos

Es propio hablar de la situación de Venezuela hoy en día porque: su economía nos afecta, sus ciudadanos llegan a nuestras ciudades y ahora hacen parte de nuestra sociedad; en el espíritu de acogida que ha tenido el país, de una u otra forma, es necesario hablarles directamente a los venezolanos, poderles decir: sabemos que su situación es difícil, y puede haber oportunidades para todos.

Desde hace varios meses, la hiperinflación venezolana sigue hundiendo al país; desde el mes pasado, el precio de Bitcoin en Bolívar Venezolano (VEF), según tasas de intercambio extraoficiales, vale una fracción de lo que el gobierno dicta; en ese sentido, cuando el precio de BTC estaba alrededor de $4,250, un Satoshi sea igual a un VEF en rankings extraoficiales—ambos costaban alrededor de $0,00004 doláres—.

 

Si esto sucedía con Bitcoin el mes pasado, hoy que se encuentra en $5,736,04, y todo parece indicar que el precio se mantendrá en aumento, ¿Es un buen negocio para los venezolanos invertir en BTC?

 

Venezolanos en Colombia

En el reciente informe de Migración Colombia, cuya fecha es del 23 de octubre de 2017, el Gobierno estima que actualmente 469.731 venezolanos están en el país con vocación de permanencia; para el mes de julio el número de venezolanos en esta condición estaba en 340.748 venezolanos. Esto significa que se ha presentado un incremento del 38 % en solo 4 meses.

 

La constante incertidumbre con la que los venezolanos viven hoy en día, es un asunto de importancia global; los cerca de 470.000 venezolanos en Colombia, el 43 % (202.064) se encuentran cumpliendo con los requisitos que establece la ley, mientras que el 57 % (267.667) están en el país de manera irregular, de los cuales, cerca de 97.667 superaron el tiempo de permanencia permitido en el país, y eso es suficiente para mantenerse con miedo y constante cuestionamiento sobre el futuro.

 

Panorama Criptoeconómico

Los ciudadanos venezolanos han tenido que lidiar con el incontrolable crecimiento de la hiperinflación de 2017, que en la actualidad circula alrededor del 2,000%; mientras el gobierno quema las últimas reservas de moneda extranjera, la economía se ha convertido tan inestable que se buscan todo tipo de alternativas para el VEF a cualquier costo.

 

Según medios locales, un gran número de universitarios, jóvenes empresarios y otros profesionales se han ido hacia la minería de divisas digitales en orden para generar el suficiente ingreso para sostener sus actividades diarias y las necesidades de primera línea de sus familias; además de Bitcoin, otras criptodivisas minadas en Venezuela han sido: Dash, Zcash y Ethereum.

 

Autoridades venezolanas, sin embargo, han lanzado medidas severas contra la minería de dinero digital, en un reporte de Jim Epstein para Reason.com, la policía ha arrestado a cuatro mineros de Bitcoin.

 

¿Cómo se logra un poco de estabilidad?

La economía de Colombia, pese a no encontrarse en su mejor momento, cuenta con buena inversión en Bitcoin, el volumen de intercambio que se ha dado en la última semana en el país ronda en los 2,155,054,140 pesos colombianos; podría ser que, si el venezolano que ha llegado a este país, buscara usar el VEF (moneda que va en rápida devaluación), cómo activo no despreciativo, pudiera haber una forma de hacer dinero con esos bolívares que han perdido casi todo su valor.

 

En un ejemplo:

María tiene 10,000 VEF, y transfiere dicha cantidad a BTC (0,14 BTC aprox. En el momento en el que se escribe este artículo). En vez de esperar a que el día de mañana, sus 10,000 VEF cuesten mucho menos en comparación con otras monedas internacionales, aquel cambio a criptodivisa, le genera un aumento. Aquellos 10,000 VEF ahora, 0,14 BTC fluctúan en un mercado progresivo creciente. Esta acción que realiza María, muchos otros venezolanos la ejecutan en su país; Venezuela contó la semana pasada, con un volumen de intercambio aproximado de 64,500,203,220 Bolívares venezolanos.

 

Ahora, si Pedro, un inmigrante venezolano en Colombia, realiza una actividad similar a la de María, pero con pesos colombianos, no sólo tiene la oportunidad de enviar dinero a sus familiares en Venezuela desde Colombia sin impuestos a remesas—otra de las ventajas de la descentralización de Bitcoin—, sino que también su dinero estará resguardado y tendrá un valor en el mercado de casi tres veces más de lo que cuesta en su país de origen—1 peso colombiano es tres veces 1 peso venezolano—.

 

De esta forma, con la asesoría correcta y sin la obligación de un capital muy grande, es posible que aquellos que son inmigrantes venezolanos en Colombia (legales e ilegales), encuentren una forma segura y que en realidad les sea de ayuda para la situación económica que acarrea Venezuela, y cuyo panorama no planea mejorar en los próximos meses.

 

La duplicación es la clave de nuestro negocio.